Sacrilegio en nombre del arte.


En los tiempos que vivimos, podemos esperar cualquier cosa. Ya lo dice la Biblia: "se verán horrores". Así que por si faltaran escándalos, barbaries y sacrilegios, escuché la noticia de que en una exposición realizada en la Escuela Nacional de Arte de Sydney, Australia, donde se otorgará el Premio Blake de Arte Religioso, se han presentaron varios centenares de obras plásticas, entre las cuales se destacan dos de ellas porque se han convertido en centro de una gran controversia.

Y no es para menos, una joven artista decidió concursar con una pintura que representa a Bin Laden con una aureola de Cristo, mientras que otro de los participantes creó una escultura en que la Virgen María aparece cubierta, no por su habitual túnica, sino por una "burka", recordando el atuendo que obligatoriamente tenían que vestir las mujeres durante el mando de los talibanes.

Estas presentaciones han desatado múltiples opiniones, unos defienden el derecho de libre expresión de los artistas, mientras que otros los condenan por ofender la sensibilidad del público australiano, que en su mayoría, tiene creencias cristianas.

Por su parte ambos artistas expresan haber tenido intenciones irónicas al crear estas obras y esperan que ellas logren hacer pensar a los espectadores acerca de la yuxtaposición entre las fuerzas del Bien y el Mal y reflexionar profundamente sobre el futuro de la religión.

Yo me considero una mujer de mente abierta y convencida defensora de la libertad de expresión, pero entiendo que las imágenes son muy fuertes y altamente ofensivas para la gran mayoría del público, y por lo tanto, lejos de lograr el objetivo de convidar a la reflexión, quizás logren que los espectadores se sientan ofendidos y agredidos en su sensiblidad religiosa, y por consiguiente, se cierren más en sus creencias y rechacen cualquier posibilidad de reflexionar sobre ellas. No es con ofensas que logramos que la gente piense y abra su mente.

Por otra parte, para mí, el arte es algo sublime y exquisito, por lo cual no veo qué puede tener de artístico establecer una comparación entre Jesucristo y un terrorista de la categoría de Osama Bin Laden. Pero esa es mi opinión personal, así que me gustaría mucho ver otras opiniones, si quieren pueden dejarme sus comentarios en este blog.

Miriam De La Vega
Septiembre 5, 2009

Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe