Un concierto en la balanza


A casi un mes del controversial Concierto Paz sin Fronteras, quiero compartir mis impresiones al respecto, he querido evitar la emoción de la inmediatez y dejar sedimentar las ideas.

El concierto fue fabuloso, les llevó a los cubanos de la isla una oleada de aire fresco que les hizo olvidar por cinco horas la dura rutina diaria y Juanes se comportó en el escenario como lo que es, un hombre de paz con un corazón bondadoso, lleno de buenas intenciones.

Sin duda hubo sorpresas, emociones y algunas señales interesantes por parte de los artistas, sobre todo de Juanes y Miguel Bosé. Cuando cantaron el tema Nada Particular, que en oposición al nombre, sí tiene mucho de particular y que habla de una isla en el medio del mar, una canción que pareciera haber sido inspirada en nuestra preciosa isla, repitieron hasta el cansancio la palabra taboo en la isla, Libertad.

También el señor Luis Eduardo Aute se presentó con la canción Rosas en el Mar, que también habla de "la libertad, la libertad, derecho de la humanidad", pienso que tanta alusión a la libertad no fue coincidencia, sino que más bien formaba parte del plan. En fin, terminando el concierto, mis sentimientos patrios estaban a flor de piel y las emociones se desbordaban.

Días después comenzó a surgir el rumor de que el concierto había estado a punto de no realizarse, por un incidente que se había presentado justo antes de comenzar. Más tarde comenzaron a circular por toda la red un par de videos de lo sucedido y entonces todos caímos en la cuenta de que, aún sin proponérselo, estos artistas habían tenido su propio encontronazo con las autoridades cubanas y aquellos videos servían de testimonio ante el mundo de que en Cuba nadie escapa a la vigilancia, la coerción y la persecusión.



Lo que no puedo comprender es la actitud que han adoptado los artistas que participaron en ese concierto, tratando de solapar, minimizar o esconder el incidente. Especialmente la señora Olga Tañón, a la cual siempre he admirado como artista y como ser humano, pero que realmente, me ha decepcionado mucho al tratar de tapar el sol con un dedo, declarando a voz en cuello que Cuba es un paraíso y que los cubanos no necesitan nada y que las privaciones que tienen son consecuencia del bloqueo norteamericano.

Me gustaría recomendarle a Olga Tañón que se informe un poco más antes de hablar y que no siga repitiendo como papagayo lo que le dijeron las personas con las que se relacionó durante su estancia en la isla, que seguramente se trataba de personas preparadas por los órganos de la Seguridad del Estado para acercarse a ella.

Para finalizar, poniendo de un lado los factores positivos del famoso concierto y del otro lado los negativos, la balanza se me inclina al positivo.


Miriam De La Vega
Octubre 18, 2009

Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe