Morir por la Patria es vivir


Esta noche mi alegría habitual me ha abandonado y el dolor se anuda a mi garganta, no puedo estar feliz sabiendo que un valiente murió hace pocos días y otro agoniza, decidido a sacrificar su vida en defensa de la libertad de Cuba, siguiendo al pie de la letra aquella línea de nuestro himno nacional que dice "Que morir por la Patria es vivir".

Esta oleada de héroes dispuestos a inmolarse en nombre de la libertad y en defensa de los derechos de los cubanos, han puesto al descubierto la verdadera naturaleza de la dictadura castrista. Qué triste pensar que hayan tenido que recurrir a medidas tan extremas, como entregar sus propias vidas, para desenmascarar al régimen de La Habana.

Después que la muerte de Orlando Zapata Tamayo estremeció el mundo, los gobernantes cubanos no podrán seguir escondiendo lo que hasta ahora habían conseguido mantener bajo el tapete, esa muerte logró sacar a la luz pública la represión, la persecusión, la falta de libertad y la constante violación a los derechos humanos que han sufrido los cubanos durante cinco décadas.

Y hoy, ante la inminencia de este segundo sacrificio, es inevitable preguntarnos ¿cuántos mártires serán necesarios para que termine la noche oscura que vive nuestro pueblo?


Miriam De La Vega
Marzo 11, 2010

Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe