Historias para reflexionar - Panecitos quemados

Esta historia me la envió ayer mi amiga Haydeecita y me gustó tanto que quise compartirla en este blog, por el mensaje tan lindo que encierra. Gracias Haydeecita.



Panecitos Quemados - Autor Desconocido

Cuando era niña, mi mamá en ocasiones solía prepararnos un desayuno para la cena. Recuerdo una noche en particular cuando nos estaba haciendo el desayuno (cena) después de una larga jornada de trabajo.

En esa noche, muchos años atrás, mi mamá colocó un plato con huevos, salchichas y unos panecitos muy quemados, delante de mi papá. Yo recuerdo mirar la cara de los demás para ver si se habían dado cuenta! Mi papá tomó uno de los panecitos, sonrió a mi mama se viro hacia mí y me pregunto cómo me había ido en la escuela.

No recuerdo que le contesté esa noche, pero si recuerdo verlo ponerle mantequilla a su panecito y saborear cada mordisco! Cuando yo me levanté de la mesa esa noche, recuerdo haber oído a mi mamá pedirle disculpas a mi papá por haber quemado los panecitos. Y jamás olvidaré su respuesta: “Amor me encantan los panecitos quemados.”

Más tarde en la noche, cuando besé a mi papá para darle las buenas noches, le pregunté si de verdad le gustaban los panecitos quemados. El me abrazó y me contestó “Tu mamá después de un día largo de trabajo estaba cansada. Y además unos panecitos quemados no lastiman a nadie! La vida esta llena de cosas imperfectas y de personas imperfectas. Yo no soy perfecto en todo, yo olvido aniversario, cumpleaños como todo el mundo. Pero lo que sí aprendí a través de los años, fue a aceptar nuestras culpas y nuestras diferencias, es la llave más importante para crear una relación sana y duradera.

Y esta es mi plegaria del día de hoy. Aprender a aceptar lo bueno y lo malo de la vida, dejarle las cosas a Dios, porque al final, El será el único que te enseñará, que en una relación no hay que hacer un drama por un panecito quemado! Nosotros podemos extender una relación, y entender que la base de una pareja son los esposos, los hijos y las amistades.

Por favor pásame mi panecito… Sí, el quemado está bien!

Aprende a ser bondadoso, tú no sabes quien en este momento, está luchando una gran batalla.

AUTOR ANONIMO:..

Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe