Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe


Una pobre y triste mujer entró a una tienda de abarrotes. Se acercó al dueño de la tienda, y de una manera muy humilde le preguntó si podía fiarle algunas cosas. Hablando suavemente, explicó que su marido estaba muy enfermo y no podía trabajar, que tenían 7 hijos y necesitaban comida. El dueño de la tienda, se burló de ella y le pidió que saliera de la tienda.

Ante las necesidades de su familia, la mujer insistió: "Por favor señor, le traeré el dinero tan pronto como pueda." El dueño le dijo que no podía darle crédito, y que se fuera. Junto al mostrador había un cliente que escuchó la conversación. El cliente se acercó al mostrador y le dijo al dueño que el respondería por lo que necesitara la mujer para su familia. El dueño no muy contento con lo que pasaba, le preguntó de mala gana a la señora si tenía una lista. Y la señora dijo: "¡Sí señor!".

"Está bien," le dijo el vendedor, "ponga su lista en la balanza, y lo que pese la lista, eso le daré en mercancía". La señora pensó un momento con la cabeza baja, y después sacó una hoja de papel de su bolso y escribió algo en ella. Después puso la hoja de papel cuidadosamente sobre la balanza. Los ojos del dueño se abrieron con asombro, al igual que los del cliente, cuando el plato de la balanza que contenía el papel bajó hasta el mostrador y se mantuvo abajo. El dueño, mirando fijamente la balanza, decía: ¡No puedo creerlo!".

La señora sonreía mientras el abarrotero empezó a poner la mercancía en el otro plato de la balanza. La balanza no se movía, así que siguió llenando el plato hasta que ya no cupo más. Finalmente, quitó la lista del plato y la vio con mayor asombro. No era una lista de mercancía. Era una oración que decía:
- "Señor mío, tu sabes mis necesidades y las pongo en tus manos".

El dueño le dio las cosas que se habían juntado y se quedó de pie, frente a la balanza, atónito y en silencio. La señora le dio las gracias y salió de la tienda. El cliente le dio al dueño un billete de 50 dólares y le dijo:
- "Realmente valió cada centavo."

Ese día el dueño de la tienda y el cliente que presenció la escena, descubrieron que sólo Dios sabe cuánto vale una oración.

Cuando sientas el peso de tus preocupaciones y tus necesidades, no te deprimas, ni te desesperes, déjalas en manos del Señor, El sabe mejor que nadie cómo aliviar tus pesadas cargas. Y sobre todo, ora con fe, sinceramente, desde el fondo de tu alma y nunca dudes del poder de una oración.

Comentarios

  1. pues quede muy asombrada, la piel se me puso como comunmente decimos piel de gallina y realmente me dije que grande es el poder de Dios cuando todo se pide con fe todo se consigue.

    ResponderEliminar
  2. Sí, realmente es una bella historia, debo aclarar que no es mía, yo la encontré y la copié en mi blog porque me pareció muy inspiradora. Gracias por comentar. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Maravillosa historia, gracias a ela entendi, cuanto es el amor de Dios, hacia nosotros.

    ResponderEliminar
  4. Melly, me alegro mucho que le haya gustado esta historia. Gracias por su comentario.

    ResponderEliminar

  5. SIEMPRE HAY QUE ORAR A DIOS, POR QUE SOLO EL NOS PUEDE AYUDAR, SOLO EL.

    ResponderEliminar
  6. Muy lindo tu comentario, Anónimo, qué lástima que no dejaste tu nombre.

    ResponderEliminar
  7. MUY LINDA HISTORIA CON PARA DARSE CUENTA EL PODER DE DIOS Y EL AMOR QUE TIENE POR NOSOTROS

    ResponderEliminar
  8. CON LA FE TODO ES POSIBLE!!!

    ResponderEliminar
  9. Pues, que decirte Miriam.¿Cuantas veces nos agobiamos y no perseveramos con FE, y solo optamos por seguir lamentándonos?
    Gracias por compartir.
    Clarina

    ResponderEliminar
  10. Pues, que decirte Miriam.¿Cuantas veces nos agobiamos y no perseveramos con FE, y solo optamos por seguir lamentándonos?
    Gracias por compartir.
    Clarina

    ResponderEliminar
  11. yo en estos momentos estoy de igual forma muy desesperado no tengo empleo y mi espoza la cual amo es madre de dos niñas hemosas y yo soy el padre todos los dias me veo en esa situacion en mi humilde hogar ya se me agotaron todos los recursos y estoy enfermo de diavetes necesito ayuda de dios estoy muy desesperado no tengo comida en mi casa y mis niñas estan pasando muchas calamidades ayudenme ayudenme lo necesito por el gran amor de dios lo que sea me ayudara piensen en mis dos hijas se los pido auxilio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nehemias, busqué tu número para saber en qué lugar te encuentras y lo que me sale es el siguiente mensaje "This appears to be an invalid phone number." (Este parece ser un número de teléfono no válido). Por favor, dame un número válido y dime en qué ciudad del mundo te encuentras para poderme comunicar contigo.

      Eliminar
  12. mi nombre es nehemias soy el de el anonimo de mis dos hijitas ayudemme com comida lo que sea por favor mi numeros es el de mi casa es 849-936-1948

    ResponderEliminar
  13. Nehemias, busqué tu número para saber en qué lugar te encuentras y lo que me sale es el siguiente mensaje "This appears to be an invalid phone number." (Este parece ser un número de teléfono no válido). Por favor, dame un número válido y dime en qué ciudad del mundo te encuentras para poderme comunicar contigo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza