Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2011

Despedida a mi querida viejita.

Imagen
Hoy se fue de este mundo una mujer que, aunque no me dio la vida, me preparó para vivirla y para ser una persona de bien. No me llevó en su vientre, pero me cobijó en su corazón. No sufrió dolores de parto para traerme al mundo, pero pasó muchas noches vigilando mi fiebre.
Hoy sólo me queda agradecer a Dios por haberme depositado en sus manos y otorgarme el enorme privilegio de poder llamarla MADRE. Agradezco el haber crecido bajo su tutela, haberla tenido como ejemplo de amor y entrega y haber compartido tantos años con ella. En estos momentos debe estar junto a sus padres, sus hermanos, sus cuñados y todos los que se le habían adelantado, sobre todo ya está reunida con Jaime, el gran amor de su vida, tuvo que esperar 40 años por este reencuentro, pero sé que esta noche hay una gran fiesta en el cielo, porque esa pareja de enamorados se han reunido para la eternidad. Un beso grande para tí, madrecita querida, estarás siempre en mi corazón, hasta el día en que nos volvamos a abrazar.




Fiebre de Amor (Poesía Ganadora de Mención de Honor en el "Certamen Literario Somos 2015")

Imagen
Si en la fría soledad de tu mañana
recuerdas nuestras horas de locura
te pido que perdiendo la cordura
olvides el temor que te amilana.

Cobíjate en mi cuerpo, ven y sana
esta fiebre de amor que me consume
y dame tu calor, no soy inmune
a ese ardor que de tu cuerpo emana.

No olvides cerrar esa ventan a
Por donde entra el invierno del pasado
Que solo con que estes aqui a mi lado
El fuego del deseo se derrama.


Miriam De La Vega
Agosto 3, 2011

© Todos los derechos reservados

ALEGRIA (Poema de Josefa Arias)

Imagen
Cuando se me alegra el alma risa y llanto se confunden, canto y música se funden con el danzar de las palmas.
Y me transporto hasta el monte, donde un río cristalino fluye al compás de los trinos qué va emitiendo un sinsonte.
Mezclándose los olores,
la brisa el calor suaviza, y se combinan, con prisa, de las flores, sus colores.
Veo todo tan hermoso, que se me alivian las penas, recuerdo las cosas buenas, llenándome de alborozo.

Autora:  Josefa Arias Izquierdo