Despedida a mi querida viejita.


Gladys Martínez Victores
(Enero 19, 1920 - Agosto 10, 2011)


Hoy se fue de este mundo una mujer que, aunque no me dio la vida, me preparó para vivirla y para ser una persona de bien. No me llevó en su vientre, pero me cobijó en su corazón. No sufrió dolores de parto para traerme al mundo, pero pasó muchas noches vigilando mi fiebre.
Hoy sólo me queda agradecer a Dios por haberme depositado en sus manos y otorgarme el enorme privilegio de poder llamarla MADRE. Agradezco el haber crecido bajo su tutela, haberla tenido como ejemplo de amor y entrega y haber compartido tantos años con ella.
En estos momentos debe estar junto a sus padres, sus hermanos, sus cuñados y todos los que se le habían adelantado, sobre todo ya está reunida con Jaime, el gran amor de su vida, tuvo que esperar 40 años por este reencuentro, pero sé que esta noche hay una gran fiesta en el cielo, porque esa pareja de enamorados se han reunido para la eternidad.
Un beso grande para tí, madrecita querida, estarás siempre en mi corazón, hasta el día en que nos volvamos a abrazar.





Miriam De La Vega
Agosto 10, 2011

Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe