Indignación, cambios y reformas.


Desde hace algún tiempo ha comenzado un movimiento alrededor del mundo, que se hace llamar movimiento de los indignados, el cual tuvo su inicio en España y en las últimas semanas se ha hecho sentir en diferentes ciudades de los Estados Unidos.

Las características de este movimiento son que se compone de grupos acéfalos, sin una agenda bien definida, lo que hace que sus exigencias se diluyan por su falta de claridad y objetividad, y por lo tanto no alcanzan a ser entendidas por quienes tendrían que responder o satisfacer las demandas, que por cierto, ni siquiera precisan a quiénes van dirigidas. 

El hecho de no tener definidas sus exigencias, deriva en que no tienen idea del momento en que las manifestaciones deberán concluir, puesto que ni ellos mismos tienen muy claro cuándo y cómo serán satisfechas sus peticiones.

Piden cambios, pero no explican cuáles. No sabemos si están contra los bancos, las multinacionales, los poderosos, los multimillonarios o si contra todo eso junto, que en resumen sería estar contra el sistema capitalista, detrás de lo cual se puede percibir un sentimiento antiamericanista, que se aprovecha de la situación y lejos de querer ayudar a la nación americana, pugna por desestabilizarla aún más.

Este país requiere algunas modificaciones, sobre todo en relación con las instituciones financieras. Los bancos abusan de los simples mortales que acuden a ellos buscando ayuda con respecto a su dinero y propiedades y lejos de ayudar, estas instituciones se aprovechan e imponen medidas como el aumento abusivo de impuestos, cargos demasiado elevados por sobregiros, cobros por uso de tarjetas, etc. Antes de imponernos tantos cargos, deberían tener en cuenta que ellos utilizan nuestro dinero para evolucionar y sacan suficiente provecho de él. Entiendo que pongan algún cargo cuando nos sobregiramos, pero esos cargos por encima de los 30 dólares por cada sobregiro, son abusivos. Igualmente, debería existir una ley que prohibiera los impuestos de 22% y más en las tarjetas de créditos.

Como he explicado, estoy de acuerdo en que hay reformas que tenemos que exigir, pero no ambiguamente, sino que deberíamos hacer exigencias precisas, directas, con nombres, apellidos y todas las explicaciones necesarias, porque solamente así van a ser tomadas en serio y  pudiéramos lograr los resultados esperados.

Debemos estar claros en algo, en la actualidad el mundo entero está enfrentando una época de crisis, pero aún en estos momentos, los Estados Unidos sigue siendo uno de los mejores países del mundo para vivir. Yo si creo que hay cosas que necesitan ser reformadas, para que funcionen mejor, pero  la palabra CAMBIO se puede entender como la transformación total de un sistema socio-político hasta sus cimientos para convertirlo en algo totalmente diferente y no creo que sea eso lo que necesitamos en este país.

Hay muchos países que necesitan un CAMBIO, Estados Unidos necesita REFORMAS.

Es mi opinión.





Miriam De La Vega
Octubre 23, 2011

Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe