Carta a Jaime Bayly sobre el caso de Nila Hernández




Leonila Hernández
Prisionera del régimen castrista




Estimado Jaime,


Siempre te he admirado profundamente y disfruto cada una de tus entrevistas y sobre todo tus agudas e hilarantes sátiras, me encanta ver cómo juegas con el verbo y sabes poner el dedo en la llaga de los enemigos, me refiero a las ratas de cloaca, como son Chávez, Evo, Castro y toda esa crápula abominable. Te considero un hombre sumamente inteligente y me encanta tu estilo.

Es por eso que en esta ocasión he decidido acudir a tí y apelar a esa naturaleza sensible, que se esconde bajo tu eterno traje negro, la cual creo adivinar que es capaz de conmoverse ante la desgracia ajena.

En estos momentos una mujer sufre prisión en Cuba y estoy segura de que tú pudieras hacer mucho por ayudarla, denunciando su situación ante el mundo. Se trata de Leonila Hernández que está encerrada en una celda de Cuba por una injusticia más del gobierno castrista y sobre quien pesan cargos arbitrarios que podrían privarla de libertad por muchos años.

Quiero aclarar que no la conozco personalmente a ella, ni tampoco a su esposo, y que esto no tiene nada que ver con cualquier apreciación subjetiva que alguno de nosotros pudiera tener con respecto al señor Cortés. Esto tiene que ver con ese sentimiento, inherente a la naturaleza humana, que nos hace solidarios con nuestros semejantes, cuando son víctimas de injusticias de esa índole, sobre todo cuando se trata de una madre, cuyos hijos reclaman y necesitan su presencia.

Me he sumado a esta causa porque siento que nada humano me es ajeno y te animo a que tú también lo hagas, si pudieras apoyarla con tus palabras estarías poniendo un granito de arena para lograr que el mundo conozca la injusticia que se está cometiendo con esta mujer.

Espero que te sumes a esta causa humana, como te has sumado a otras.


Un abrazo.




Miriam De La Vega
Octubre 26, 2011




.


Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe