CAE LA LLUVIA




Cae la lluvia dejando surcos en los cristales

El mundo se tiñe de gris opaco

La lluvia se transforma en un río cansado

que repite su cauce hasta la eternidad.

Un alarido salta de mi garganta,

y rompe los tímpanos de los montes,

derriba edificios, asalta torres

y cabalga en una paloma asustada

Las lágrimas han dejado surcos profundos

como grietas en mi rostro, en mi alma,

Hiere la ausencia, quema el recuerdo

y duele en el pecho la falta de tí.




Miriam De La Vega
Mayo 22, 2012

Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe