DEJA VOLAR LA MARIPOSA


Abre tus manos y deja volar la mariposa
que cosquillea debajo de tu vientre
y enciende de colores tus mejillas.

Regálame los pétalos de esa flor
que despedazas con incertidumbre
ante el amor perdido o indolente.

Apréstate a llenar de fluído fértil
el cuenco de tus manos
y derrámalo sobre tus pechos.

Rescata tu pelvis de esa vida estéril 
que comenzó desde el inicio mismo
de la ausencia.

Libérate del miedo inconfesado
y de todos tus ocultos pensamientos
que te inhiben de regalarte
momentos de ternuras.

Disfruta la satisfacción de tus urgencias.
Atiende el reclamo de tu fiebre
apaga ese fogaje que brota en tu dermis

Responde con firmeza
a esa voz casi imperceptible
que te habla desde el fondo de tus sueños.

Y aprende definitivamente
que existe vida después del abandono,
y un universo se abre
más allá de cada desengaño,


Porque todo final es un comienzo
que nos conduce a una nueva mañana,
un nuevo día, un nuevo nacimiento.



Autora:  Miriam De La Vega



Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe