Una flor que se marchita (Poema)


Ya no soy aquella ingenua muchachita
que se entregaba al amor en cuerpo y alma
ahora soy una flor que se marchita
y hace un esfuerzo por mantener la calma.

Mi historia fue una larga travesía,
no siempre tan romántica y bonita,
en ocasiones me sentí vacía
y lloré alguna lágrima infinita.

Pero a pesar del tiempo y la experiencia
siento que mi corazón fuerte me grita
que no puedo vivir sin tu presencia
porque mi alma aún te necesita.


Miriam De La Vega
Junio 23, 2012

Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe