Microteatro = Micropiezas + Microespacio + Mega-actores x un Microprecio.



Había escuchado muchos comentarios sobre Microteatro y decidí vivir la experiencia. Se trata de un concepto teatral interesante, diferente, atractivo, que está triunfando en el mundo. Ha tenido mucho éxito en España y se está integrando al ámbito cultural miamense, que se encuentra en una etapa de pleno florecimiento.

El concepto de Microteatro se puede resumir en cuatro elementos básicos, son micropiezas teatrales, cuya duración oscila entre los 15 y 20 minutos, que son representadas por mega-actores en un microespacio consistente en pequeñas habitaciones o cubículos, por el microprecio de $5 cada obra.

Los espectadores asisten a una escena que se desarrolla en el centro de la habitación, a sólo centímetros de distancia de sus cuerpos y esta cercanía permite lograr una rica interacción actor-espectador.

Microteatro es sin duda una excelente propuesta y tiene grandes posibilidades de éxito en nuestra ciudad, donde hay un público cada vez mayor, ávido de novedades culturales. Las obras son interesantes y divertidas y los actores excelentes, lo que nos ofrece un producto de calidad superior.

Pero considero que hay ciertos detalles que se deberían mejorar. Por ejemplo, hay muy poca ventilación en los cubículos, lo cual, por momentos, llega a irritar a los presentes, el público sale sofocado y sudoroso de cada una de las presentaciones y ni qué decir de los pobres actores, que tienen que trabajar durante varias horas en ese calor asfixiante. En el área exterior venden cervezas y sodas, pero no están lo suficientemente frías para aliviar el excesivo calor que se siente en el local. No creo que un poco de aire le reste encanto al Microteatro.

Además, el público debe permanecer de pie en la mayoría de las piezas, lo cual llega a provocar incomodidad y fatiga en los espectadores. Les recomendaría a los organizadores de este proyecto que trataran de mejorar las condiciones, para que los asistentes puedan disfrutar al máximo del espectáculo, sin temor a sufrir un desmayo.

En general es una buena opción, sólo les recomiendo a los que quieran disfrutar de esta novedosa experiencia, que vayan muy cómodos, con ropa ligera y zapatillas, porque van a pasar bastante calor y permanecer mucho tiempo de pie. Pero les garantizo que van a disfrutar de un producto teatral de alta calidad.



El Prófugo por Belkis Proenza y Gualberto González.
(Foto de Miguel Pascual)


Miriam De La Vega
Julio 4, 2012

Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe