Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2012

Confía en el Plan de Dios.

Imagen
Hay momentos en la vida en que no logramos entender lo que nos sucede, sufrimos y hasta nos enojamos con Dios porque las cosas no salieron como esperábamos, pero a veces cuando pasa el tiempo, de repente todo encaja como las piezas de un rompecabezas y entonces entendemos por qué las cosas no sucedieron como queríamos.

Cuando el ataque a las torres gemelas, fuimos testigos de muchos casos de personas que tuvieron contratiempos y obstáculos que les impidieron llegar a tiempo a las torres o al aeropuerto, algunos se retrasaron en el tráfico, a un hombre se le rompió un zapato y tuvo que regresar a su casa a cambiárselos, una mujer tuvo que parar en una farmacia a comprar una medicina. Todas esas personas seguramente se molestaron y maldijeron porque se les dificultaba llegar puntualmente al trabajo o porque perderían el vuelo, sin embargo, horas más tarde se dieron cuenta de que gracias a esos retrasos, habían salvado sus vidas.

Esos testimonios cambiaron radicalmente mi manera de ver…

LAUDELINA (Relato de Ramón Muñoz Yanes)

Imagen
Es medianoche y el huracán alcanza su mayor intensidad. Hace apenas dos horas, escuchó el gran estrépito de lo que parece ser el derrumbe de la parte delantera de la casa, pero desde su refugio no puede apreciarlo. Antes de que oscureciera y alertada por las noticias, de que el fenómeno meteorológico alcanzaría de lleno el poblado, se instaló a duras penas en la cocina, único sitio de la casa con el techo y las paredes de mampostería.


Dos días antes, había pensado en esta parte de la casa como protección en caso extremo y además de reforzar su única ventana, aseguró las puertas con maderos conseguidos en una carpintería próxima. Instaló junto al fregadero, un pequeño catre, velas, frazadas, algo de comida y su inseparable VEF, una vieja radio importada de la extinta Unión Soviética. La mayor parte del pueblo fue evacuada, por la proximidad al río y el antecedente de otras inundaciones, pero al estar su casa enclavada en la única colina, decidió quedarse para velar por sus pertenenci…