A veces la vida cambia repentinamente....




A veces la vida cambia repentinamente de un día para otro, sientes que el mundo se estremece bajo tus pies y te das cuenta de que nada es eterno; que aquello que creías tuyo, en realidad no lo era; que aquella persona en la que depositaste toda tu confianza, quizás no la merecía; que las promesas se rompen; que el amor se acaba; que nunca tienes las respuestas a todas las preguntas y que nadie tiene asegurado el futuro.

Cuando eso sucede, pierdes la seguridad en tí mismo, pierdes la confianza en los demás y pierdes hasta los deseos de vivir.

Hay que estar bajo la piel del que sufre, para entender su dolor; nadie que no lo ha vivido puede saber lo que cuesta levantarse cada día pretendiendo que no ha pasado nada, que todo sigue igual, que sigues siendo el mismo, cuando en realidad, tu mundo se viene abajo.

Pueden pensar que es muy fácil aconsejar a otros, cuando no es uno el que está pasando por eso, pero si estás atravesando por uno de esos momentos difíciles, mi mejor consejo es que saques fuerzas para levantarte y seguir adelante, pero sobre todo, que te refugies en Dios, deposita en El toda tu fe, entrégale tu carga, El te dará fuerzas, sanará tus heridas y nunca te defraudará.



Miriam De La Vega
Julio 5. 2013


Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe