La del espejo

(Inspirada en un post de Ramón Muñoz Yanes)

Por momentos envidio a la que vive en mi espejo, muy relajadita tras esa pulida superficie que la separa del mundo real, sin hacer nada todo el día, únicamente cumpliendo su misión de imitarme cuando me paro frente a ella, por lo demás se pasa todo el tiempo ausente, esperando que yo aparezca para ponerse frente a mí.

Hay días en que he llegado a pensar que quizás sería bueno ocupar su lugar, imagínense toda la presión y el stress que eliminaría de mi vida, si yo fuera ella, siempre tranquila, en espera de que yo me asome a su ventana para imitarme y devolverme una mirada ausente, una sonrisa, una mueca o una lágrima.

Pero si lo pienso bien, creo que definitivamente no me cambiaría por ella, estoy convencida de que detestaría vivir eternamente encerrada en esa prisión de cristal.


Miriam De La Vega
Julio 4, 2013

Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe