Un 4 de Julio diferente.


Hoy pasé el día como otro cualquiera, solamente que no trabajé..... bueno, digamos que no tuve que ir a la oficina, pero me pasé gran parte del día trabajando con mi esposo en un área de la casa que estamos remodelando.

En fin, que ni siquiera me asomé en todo el día para ver qué aire se respiraba en este Día de la Independencia. Es que francamente, los 4 de Julios no deberían caer entre semana, porque no tienen gracia y mucho menos en mi caso, que no me dieron el viernes libre.

Cuando terminamos la jornada laboral en la casa, ya me había olvidado por completo de la fecha y ni siquiera había pensado en los fuegos artificiales. Me metí apresuradamente a la ducha, pues necesitaba un baño relajante. Cuando salí, ya me sentía como nueva.

Me senté en mi escritorio frente a la ventana para terminar una entrada de mi blog que había dejado a medias y cuando miré a través de la ventana, me encontré un bellísimo show de fuegos artificiales que disparados desde varios puntos de la orilla opuesta del lago, formaban un ramillete de luces y color en el cielo y pensé que he sido muy afortunada, porque esta vez no fui a buscar a los fuegos artificiales, pero ellos vinieron por mí.



Miriam De La Vega
4 de Julio, 2013

Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe