Aún me duele mi isla.




Aún me duele mi isla y sobre todo me duele que los cubanos que viven allá,  insistan en defender y justificar a quienes les han hecho tanto daño, los responsables de que el país esté en ruinas, que además, con total alevosía e impunidad se burlan de ellos en su propia cara y ante el mundo entero, pagándoles  salarios de mendigos en moneda nacional y pretendiendo venderles autos como si fueran multimillonarios y en dólares. No puedo creer que aun así los sigan defendiendo y buscando justificaciones absurdas.


En estas circunstancias, cabe preguntarse dónde está el orgullo y el amor propio de esos seres que se dejan pisotear por una cúpula gobernante, que se han autoproclamado dueños absolutos del país y de la vida de todos los ciudadanos y que se consideran con total autoridad para burlarse de las ilusiones, las esperanzas y los sueños de todo un pueblo.


Es que no se dan cuenta de que si un gobierno después de 55 años sigue reclamando más  tiempo, esfuerzo y sacrificio por parte de los ciudadanos, porque todavía falta un poco más para alcanzar sus propósitos, quiere decir que ese gobierno es un reverendo fracaso y que ya ha gobernado por lo menos 51 años más de los que debió hacerlo, pues si en los primeros cuatro años no logró cumplir las promesas con las que llegaron al poder, y aún siguen ahí, quiere decir que ya no las cumplirán nunca, que ya no les interesa cumplir esas viejas promesas, si alguna vez les intereso hacerlo, pues su verdadero proposito es mantenerse en el trono y eso es lo que han hecho y lo que harán mientras nadie los saque de ahí.


A menudo me pregunto, ¿dónde está la hombría de que hacen gala los cubanos? ¿para qué  se las dan de tan guapos y tan viriles, si permiten que les metan el pie y los aplasten tan descaradamente, convirtiéndolos en el hazmerreir del mundo entero?¿Dónde  quedo la valentía de los mambises?


Es tiempo de que se den cuenta de que la virilidad no sólo se demuestra en la cama, hay que demostrarla en la vida, defendiendo sus derechos con uñas, puños y dientes si es necesario. ¿Para qué queremos hombres que sólo lo son en posición horizontal?

La isla de Cuba se está cayendo a pedazos y se necesitan hombres y mujeres verticales para salvarla.


Miriam De La Vega
Enero 4, 2014

Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe