Entradas

Mostrando entradas de abril, 2014

Libres o esclavos?

Imagen
Ante los actuales sucesos de Venezuela, no puedo menos que pensar en la situación de nuestro país.  
Y es que hace mucho tiempo dejé de insistir en el tema de Cuba, porque comprendí que no se le puede imponer la libertad a quienes ya se creen libres, porque es lo que les han inculcado desde que nacieron, durante toda su vida les han vendido un concepto de libertad de acuerdo a la conveniencia de sus dueños y como no saben analizar por sí mismos, ni son capaces de tener sus propios criterios, en esas condiciones no hay nada que hacer. 
Lo primero que necesita un esclavo para ser libre es tomar conciencia de su propia esclavitud. No podemos liberar a un preso que es feliz en su celda,  que se siente libre tras las rejas y a quien la vida fuera de su cautiverio no le interesa. 
Cuando algunos deciden hacer algo, levantar un cartel, gritar Libertad, los demás los miran como si fueran extraterrestres, o los toman por locos, o lo peor, los consideran enemigos al servicio del imperialismo yanqu…

Ellos existen, están vivos, son reales.

Imagen
Hay escritos por todos los rincones de mi casa, notas, poemas, reflexiones, frases y pensamientos que nunca publiqué en mi blog, ni siquiera en mi muro de Facebook; cuentos que nadie ha leído, capítulos de novelas inconclusas, hasta un guión para cine que traje de Cuba y jamás he vuelto a revisar. Muchos de ellos fueron escritos a mano o en mi vieja Underwood y en aquellos papeles de Cuba, que tienen una exagerada tendencia a ponerse amarillos, muchos de esos ya son completamente ilegibles. Los más recientes han tenido mejor suerte, gracias a la tecnología, pues habitan en archivos virtuales. 
Lo cierto es que los personajes que he creado, aunque no hayan llegado a ver la luz, siempre han vivido conmigo, son como hijos que se gestaron en mi imaginación y aunque no fueron paridos al mundo, se quedaron dentro de mí y ahí siguen todavía, si cierro los ojos puedo ver sus rostros, sentir sus miedos, reir sus alegrías, soñar sus sueños, son tan reales que si extiendo la mano, puedo tocarlos.