DEDICADO A MAMI




Mami, muchas veces siento necesidad de hablar contigo y tengo el impulso de llamarte como lo hacía cada fin de semana, luego me doy cuenta de que eso ya no es posible y tengo que conformarme con recordar tu voz, que todavía escucho en mis oídos como si estuvieras a mi lado llamándome "mi niña", "mi hijita" y todas aquellas palabras llenas de ternuras que me decías, porque ante tus ojos nunca dejé de ser la misma pequeñita que arropabas en las noches. Te quiero mucho mami y te agradeceré eternamente por todos tus cuidados, tu cariño y tus desvelos. Nunca te olvido y vivo con la esperanza de que algún día nos volveremos a encontrar.


Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe