La vida se tiende a mi lado



La vida se tiende a mi lado y yo velo su sueño, la arropo, la acaricio, le hago el amor, beso sus labios, respiro por cada uno de sus poros, contemplo y admiro su rostro, que por momentos es sereno y otras veces, tenso, pero siempre adorablemente excitante.

Quiero que se sienta cómoda conmigo para que permanezca junto a mí, pero sé que por más que me esfuerce, no podré retenerla eternamente, nadie lo logra. Un día me abandonará y no podré evitarlo, es el destino, está escrito y así tiene que ser.

Por eso quiero disfrutar al máximo cada momento que ella me regale, solo así podré despedirla con una sonrisa el día en que finalmente decida marcharse.



Miriam De La Vega
Octubre 1, 2014

Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe