La paleta del gran pintor



Amo los ocasos y los amaneceres y adoro ver el paisaje en las mañanas y en las tardes desde mi ventana. La vista del lago nunca es igual, quizás por eso no me aburro de contemplarlo. Cambia el clima, cambian las tonalidades del cielo, cambia la iluminación, cambia hasta mi estado de ánimo, pero siempre encuentro paz y serenidad.

Siempre que miro el cielo matizado con pinceladas color rosa, azules, o doradas, y a veces todas ellas mezcladas creando tonos imposibles, mi corazón palpita de emoción y solo puedo admirar la obra del pintor, cuya paleta es capaz de lograr semejante maravilla, nadie lo puede igualar.



Miriam De La Vega
Abril 2, 2015

Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe