Madrecita Querida









Un dia y otro dia van pasando de prisa
Ninguno igual a otro, cada uno especial
Y en cada uno de ellos, recuerdo tu sonrisa
Y tu mirada dulce que no puedo olvidar.

Se que tú me acompañas como siempre lo hacías
Aunque por mucho tiempo mos separara el mar
Desde la otra orilla tú mis pasos seguías 
Y así ni la distancia nos lograba alejar.

Ahora que te has ido, madrecita querida,
Sigues aquí conmigo en cada situación
Y le pido a Diosito que  siempre te bendiga
Porque alli donde estés, está mi corazón.


Miriam De La Vega
 - MDLV -
Mayo 8, 2016
Día de las Madres
  © Todos los derechos reservados 

Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe