El Abismo (Cuento Corto)


Viajaba con destino a Texas, iba a visitar a mi hermana, a quien no había visto en 20 años, me acomodé bien en el asiento, me cubrí con una manta y me quedé profundamente dormido. De repente, me despertó un estruendo terrible y al instante perdí el sentido. No sé cuanto tiempo transcurrió, pero cuando desperté, comenzó la pesadilla. 

Me rodeaban unas criaturas horripilantes, que lanzaban bocanadas de fuego en todas direcciones, amenazando con sus lanzas a los ocupantes del tren. Aquellos seres querían empujarnos al abismo que se abría  al costado del camino, donde se podía ver a muchos clamando a gritos por ayuda, mientras se hundían en una lava ardiente de la que emanaba un fuerte hedor a azufre.

Sentí un terror escalofriante, cerré los ojos y comencé a orar con vehemencia y fe profunda, como nunca antes lo había hecho y encomendé mi alma a Dios. De repente, me sentí ligero como una pluma y noté que los temores desaparecían y daban paso a una sensación de paz absoluta, completamente nueva para mí. Noté que flotaba sobre la escena y comenzaba a elevarme suavemente. 

Abrí los ojos y desde lo alto pude ver cómo los demonios seguían intentando llevarse a todas las víctimas del accidente ferroviario, sentí mucha piedad por ellos y quise decirles que oraran, pero no me fue posible, solo pude pedir a Dios que los ayude y estoy convencido de que él lo hará.



Miriam De La Vega - MDLV ©

Todos los derechos reservados

Junio 3. 2017

Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe