Reflexión por la masacre de Parkland



Hoy es un día aciago. La tristeza asola la ciudad y el dolor me anuda la garganta. Las palabras se ahogan detrás de las lágrimas.
Hasta cuándo permitiremos que se pierdan vidas jóvenes, llenas de sueños, de proyectos, de esperanzas? Hasta cuándo nuestros niños saldrán de la casa sin saber si regresarán? Ir a la escuela se está convirtiendo en algo tan peligroso e incierto como jugar a la ruleta rusa, cuando nuestros hijos salen de casa, con el propósito de buscar conocimientos y preparación para el futuro, pueden estar encaminándose al encuentro con la muerte.
Basta de pensar que eso no nos afecta a nosotros, no importa si ocurre en otra ciudad, en otro estado, nada humano puede resultarnos ajeno, el sufrimiento de otro, es nuestro propio sufrimiento, porque todos estamos conectados, todos somos hijos de Dios y formamos parte de una misma conciencia universal y además, tenemos que pensar que hoy puede tocarle al hijo de alguien que no conocemos, pero mañana puede tocarle a nuestro propio hijo.
Esto no se trata de partidos políticos, esto se trata de buscar la seguridad para nuestros hijos y nietos, para las jóvenes generaciones y para su futuro.
Es suficiente, esto no puede continuar, hay que hacer algo para parar esta inseguridad y hay que hacerlo YA!

- MDLV -

   © Todos los derechos reservados

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe