En defensa de las lágrimas (Reflexión)


Me gusta la gente que ríe hasta las lágrimas, porque la risa es buena amiga del alma.

Me gusta la gente que se emociona hasta las lágrimas, ya sea viendo una película, o leyendo un buen libro, porque eso indica que debajo de su andamiaje exterior, hay sensibilidad.

Me gusta la gente que se estremece hasta las lágrimas en el clímax del amor. Cuando alguien llora durante una relación íntima, significa que no está teniendo sexo, sino que está haciendo el amor.

Me gusta la gente que no puede evitar las lágrimas ante el dolor ajeno y la injusticia. La solidaridad humana nos ayuda a crecer espiritualmente.

Las lágrimas sirven para limpiar el alma y enaltecer el espíritu. Cuando asomen lágrimas a tus ojos, no las reprimas, déjalas correr, no sientas verguenza si una lágrima indiscreta rueda por tu mejilla delante de alguien, no temas que te vean llorar, con eso solamente estarás demostrando que no eres insensible, que tienes sentimientos, que eres capaz de amar, de sufrir y de compadecerte ante el dolor ajeno.

Tus lágrimas, si llegaran a brotar, sólo demostrarán que eres humano.




Miriam De La Vega - MDLV Enero 2, 2011
   © Todos los derechos reservados


Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe