Me duele mi Cuba y su gente

Me duele ver imágenes de mi Cuba, me duelen sus calles destruidas, llenas de charcos y baches, sus aceras pobladas de desperdicios y plastas de perros, que hay que ser un verdadero equilibrista para no pisarlas; me duelen sus fachadas sucias y descascaradas, los niños semi desnudos, los hombres mal hablados, las mujeres mal vestidas y con esos ademanes y movimientos tan vulgares. Me duele lo bajo que ha caído mi país y mi gente.

Me decepciono cada vez más cuando veo los reportajes donde aparecen los cubanos, a la mayoría ni se les entiende lo que hablan y se pasan el día sentados en la puerta de la casa, en el contén, en el portal o en la esquina, con una cerveza en la mano, conversando o jugando dominó. A dónde fue a parar aquel cubano laborioso e incansable?

En mi país todo se ha perdido, la decencia, la moral, la educación, el respeto, todos aquellos principios y valores que nos inculcaron nuestros padres se fueron a bolina.

Cuando vemos videos de antes del 59 nos damos cuenta de que el cubano siempre iba bien vestido, los caballeros limpios, bien peinados, impecables; las damas con sus vestidos, carteras y zapatos a la última moda. A través de las imágenes se puede palpar la educación, la clase, de los cubanos de entonces. Ahora todos, hombres, mujeres y niños andan semi-desnudos. La involución que ha tenido lugar en el país, está a un paso de regresarlos a la época de los aborígenes. Por ese camino, muy pronto andarán todos en taparrabos.

Los cubanos siempre utilizaban una que otra mala palabra, porque era parte de la idiosincrasia, pero desde pequeños les enseñaban a no decirlas frente a las mujeres y a las personas mayores; ahora todos, incluyendo a las mujeres y hasta los niños hablan una jerga imposible de descifrar, entre los modismos que cada vez abundan más y la cantidad tan excesiva de malas palabras que utilizan,  no se habla castellano, el idioma de Cervantes languidece y temo que un futuro cercano vamos a necesitar un diccionario de idioma cubano actual o un traductor para poder entenderlos. Estoy pensando que posiblemente Google decida crear un "cuban translator".

Por eso me sumo a las palabras que mi esposo me dijo recientemente, porque yo también siento nostalgia de esa Cuba que no conocí.


Miriam De La Vega
Julio 15, 2015

Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe