Cuando los hijos no escuchan.

 
A veces los hijos no quieren escuchar consejos de los padres, pero los padres siempre están disponibles cuando necesitan recuperarse de las heridas recibidas por no haber querido escuchar los consejos.

No comprenden que cuando los padres les dan un consejo, lo hacemos por su bien y que nadie les va a dar un consejo más desinteresado que sus padres, que solamente quieren evitar que tropiecen, para que no sufran ni se hagan daño.

Quizás los hijos deberían aprender a oír a sus padres, pero también nosotros como padres deberíamos permitir que tengan sus propias experiencias, porque ellas les ayudarán a crecer. Así como nosotros aprendimos la lecciones a fuerza de tropezones, tenemos que dejar que ellos también tropiecen, para que aprendan sus propias lecciones.

 

Miriam De La Vega
Julio 28, 2013



 




Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe