Mi vecina Sheila (Cuento) Finalista en el "Certamen Literario Somos 2015" en la categoría de Cuento Corto.


Ella vivía en el apartamento contiguo, nuestras habitaciones estaban separadas por una fina pared, tan delgada que podía escuchar hasta sus suspiros. Muchas veces escuchaba sus gemidos mientras hacía el amor con su novio y los imaginaba enredados en la cama prodigándose caricias y llegando a los estertores del clímax, ella gemía y gritaba "más, más....!" y yo podía adivinar a la joven y atractiva vecina, desnuda, desfalleciendo de placer en el más pleno de los orgasmos.  No niego que eso me provocaba fantasías increíbles y me hacía desearla cada vez más. Confieso que más de una vez experimenté alguna erección mientras escuchaba aquellos candentes encuentros sexuales y también reconozco que la observaba a escondidas detrás de la persiana cuando entraba o salía de su apartamento, o cuando despedía a su novio en la puerta. La verdad es que ahora siento algo de vergüenza al confesar todo esto, pero tengo dos atenuantes para mis delitos, ella era irresistiblemente hermosa y yo, solo un simple mortal, joven, soltero y solitario.

Una mañana, en el momento preciso en que yo salía de mi apartamento para dirigirme a la oficina, ella entraba en el suyo, vestía ropa de gimnasio, ajustada a su cuerpo que hacía resaltar sus atributos.

- Buenos días vecina, cómo le ha ido? 

- Muy bien gracias.

- Regresando de hacer ejercicios?

- Sí, salgo a correr muy temprano al parque de la esquina, ahora tomaré un baño para irme al trabajo.

- Bueno, un gusto verla, que tenga un buen día. Ah, por cierto, mi nombre es Alvaro.

- Encantada, yo soy Sheila.

A partir de ese día, comencé mi rutina de ejercicios, me levantaba una hora antes de lo habitual y me dirigía hacia el parque donde caminaba durante media hora, allí la encontraba a diario y muchas veces conversábamos mientras caminábamos juntos. Ella se fue metiendo bajo mi piel, ya no concebía ir a trabajar sin verla en la mañana.

A través de nuestros encuentros matinales fui conociendo algo de su vida y sus sentimientos, fui descubriendo a la persona real que palpitaba dentro de aquella hermosa joven y cada vez me sentía más interesado en ella, porque su mundo interior era tan bello como su apariencia. Supe que era soltera, que había venido de Cuba muy pequeña con su madre, la cual había fallecido de cáncer apenas unos años atrás, no tenía hermanos, ni nadie más en este país. Se había graduado de arquitecto y trabajaba para una compañía constructora. Su novio era ingeniero en la misma compañía, llevaban más de un año juntos, pero aún no habían pensado en matrimonio.

Me contó que en una ocasión, ella le había comentado sobre la posibilidad de casarse y él había contestado que aún no estaba listo. Otra vez ella le sugirió que tal vez podrían vivir juntos y él se negó, diciéndole que su madre estaba enferma y requería de muchos cuidados, por lo que no la podía dejar sola para venir a vivir con ella. En repetidas ocasiones ella le había manifestado el deseo de conocer a su madre, pero él le decía que ella tenía un carácter muy difícil y le daba largas al asunto. Sheila estaba tan enamorada, que aceptaba todo de buen grado, con tal de no discutir. Lo último que quería era alejarlo.

Una noche los vi llegar juntos, y supuse que en breve comenzarían uno de aquellos ardientes encuentros, pero en pocos minutos comprendí que  los ánimos estaban muy alterados, discutían acaloradamente y él fue alzando la voz hasta que terminó gritando a todo pulmón, parecía fuera de sí, yo podía oír los sollozos de Sheila. De pronto escuché muy claramente cuando él le gritó:

- Fuiste demasiado lejos, estúpida, no tenías ningún derecho a aparecerte en mi casa, ahora lo arruinaste todo, te voy a matar como a una perra!!

Y entonces escuché que ella gritaba:

- Nooooo!!!, por favor, basta ya, me estás haciendo daño, suéltame, suéltame!!! 

En ese momento, quise ir allá, derribar la puerta y matar a aquel salvaje, pero lo pensé mejor, busqué mi teléfono y marqué el 911.

- Por favor, en el apartamento de al lado hay un hombre muy violento y está maltratando a su pareja, ella necesita ayuda, manden a alguien pronto.

Le di toda la información que la operadora me pidió y ella me contestó:

- Estamos enviando una patrulla para allá inmediatamente.

En el momento en que colgué el teléfono escuché un golpe seco y acto seguido todo quedó en completo silencio, luego oí que él la llamaba por su nombre y ella no respondía. Entonces él, en medio de su desesperación, comenzó a lanzar objetos contra la pared. En pocos minutos escuché que llegaba la policía y me sentí algo aliviado, aunque no dejaba de preguntarme si Sheila estaría bien. 
Cuando salieron del apartamento vi que llevaban al hombre esposado y a ella inmóvil en una camilla. Le pregunté a uno de los paramédicos y me dijeron que ella había recibido un fuerte golpe en la cabeza y habría que esperar para saber el diagnóstico. Subí a mi auto y seguí a la ambulancia hasta el hospital. 
Allí le hicieron todo tipo de exámenes y según los resultados, el golpe en la cabeza le había provocado una lesión en el cerebro y el médico no podía determinar la magnitud del daño cerebral. Después de escuchar al médico, entendí la gravedad de la situación y no pude reprimir las lágrimas, en ese momento comprendí lo que ella significaba para mí y decidí que me quedaría a su lado. Pedí unos días libres en mi trabajo y permanecí con ella. Estuvo tres días en coma. En la mañana del cuarto día, ella abrió los ojos y yo estaba allí, cuando me vio, me dedicó una sonrisa triste y confusa y me preguntó:
- Alvaro? Qué haces aquí? Dónde estoy? 
- En el hospital.
Ella comenzó a hablar entre sollozos.
- Sí, ya recuerdo. Yo tenía muchas dudas, conseguí su dirección y fui a su casa, descubrí que tenía una esposa y dos hijos, me estuvo engañando todo el tiempo. Cuando supo que yo lo había descubierto, se puso como un loco, casi me mata, recuerdo que me golpeó, me empujó y caí al suelo, pero no recuerdo lo que pasó después.
- La policía se lo llevó preso.
- Pero quién llamó a la policía?
 Yo bajé la cabeza y murmuré.
- Fui yo.
- Tú?, pero cómo supiste?
- Escuché la discusión y te oí llorando, también escuche cuando él dijo que te iba a matar, tú pedías que te soltara... y entonces llamé a la policía.
Ella comenzó a llorar y yo la abracé, mientras lloraba en mis brazos, musitaba en mi oído entre sollozos "Gracias, gracias, gracias".
Afortunadamente la lesión en su cerebro no fue grave, ni dejó secuelas, y a partir de aquel violento episodio, nos acercamos mucho más. Poco a poco fueron sanando sus heridas y fue surgiendo en su corazón un profundo sentimiento de amor hacia mí, que nos llevó a comprometernos. Muy pronto Sheila será mi esposa y prometo que cuidaré de ella con toda la ternura y el cariño que toda mujer se merece.

- MDLV -

   © Todos los derechos reservados





Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe