Paradoja (Relato Corto)


Ni siquiera sabía la ubicación de Angola en el mapa, tuve que buscarlo en el viejo globo terráqueo de mi abuelo para saber que el país al que me enviaban estaba en Africa. 

Al bajar del avión, la vi y de inmediato sentí una fuerte conexión con ella. Era enfermera y también estaba allí contra su voluntad, ambos habíamos  sido enviados, como tantos otros, a participar en aquella guerra absurda, cuyo objetivo jamás entendimos.

Para mí hay un antes y un después de Angola. Allí conocí de cerca el peor rostro de la muerte, perdí muy buenos amigos y vi morir a muchos africanos, a quienes no conocía, pero que nunca me habían hecho daño alguno y quizás en otras circunstancias hubieran sido mis amigos. Cuántas pérdidas imperdonables, todavía los fantasmas de aquella guerra me persiguen en las noches,  cuántas vidas inocentes se perdieron de ambas partes, por culpa de un gobierno insensato.

Pero tengo sentimientos encontrados con respecto a esa etapa, porque donde tantos otros encontraron la muerte, yo encontré el amor.  

En el presente, cuando la veo acunando a nuestro pequeño nieto en sus tiernos brazos, agradezco al universo por haberla puesto en mi camino,  sé que aunque hubiera sobrevivido a la guerra, no  hubiera regresado realmente vivo de Angola, de no haber sido por ella, hubiera dejado mi alma allí. Solo por ella sentí deseos de continuar viviendo.


- MDLV -

   © Todos los derechos reservados




Entradas populares de este blog

Reir Llorando - Poema a Garrick de Juan de Dios Peza

Historias para reflexionar - La Balanza de la Fe